fbpx
Motor

Mercedes-Benz regresa, poco a poco, a la producción

Después de una fase de suspensión de la producción y el trabajo a corto plazo causado por la pandemia de COVID-19, las plantas de automóviles Mercedes-Benz en Untertürkheim, Berlín, Hamburgo, Sindelfingen y Bremen han reiniciado con éxito la producción.

El 20 de abril, las plantas de motores y componentes en Untertürkheim, Hamburgo y Berlín volvieron a comenzar gradualmente la producción, seguidas por las plantas de automóviles Mercedes-Benz en Bremen y Sindelfingen esta semana. Este 4 de mayo, la planta de automóviles Mercedes-Benz en Rastatt también se está reiniciando gradualmente.

Las plantas en Kölleda y Arnstadt (MDC Power y MDC Technology), así como las plantas internacionales seleccionadas de automóviles Mercedes-Benz, también reiniciarán la producción paso a paso. El reinicio será flexible para que se puedan tener en cuenta los desarrollos en curso.

Con esta aceleración de la producción, Mercedes-Benz continúa con su iniciativa de productos y electrificación, mientras que, entre otros, presta servicios a China como su mayor mercado de ventas, donde la compañía está experimentando un aumento significativo en la demanda nuevamente. La planta de Untertürkheim produce motores y componentes necesarios para la producción de vehículos Mercedes-Benz en China y para el reinicio gradual de las plantas de ensamblaje de Mercedes-Benz.

Foto: Mercedes-Benz.

Por la misma razón, la planta de Berlín ha reanudado la producción de unidades de gestión del motor Camtronic. La planta en Hamburgo produce ejes y componentes de ejes para la producción de todo el mundo. Las plantas de baterías en Kamenz, donde se producen baterías para la familia EQ, baterías para vehículos híbridos enchufables y baterías de 48 V, continuaron funcionando durante la suspensión de la producción y las fases de trabajo a corto plazo como aspectos estratégicos importantes de la iniciativa eléctrica de la estrella: dos turnos estrictamente segregados y amplias medidas de seguridad para los empleados.

En la planta de automóviles en Bremen, las capacidades de producción se incrementan gradualmente para toda la gama de productos, por ejemplo, Mercedes-Benz GLC, la SUV más vendida el año pasado. Al mismo tiempo, la producción de EQC se incrementa sucesivamente en la misma línea como parte de la iniciativa eléctrica. La planta de Sindelfingen es responsable de la producción del Mercedes-Benz Clase E y el Clase S, el sedán de lujo más vendido del mundo en 2019, para el cual China fue el mercado más grande en el mismo periodo. Los modelos electrificados de Clase E y Clase S y también las variantes híbridas y enchufables, se producen en la planta de Mercedes-Benz en Sindelfingen.

Para proteger a los empleados, la compañía ha tomado precauciones para prevenir infecciones y ha acordado un paquete integral de medidas con el Comité de Empresa General y las ha introducido en las plantas. Estos incluyen normas de higiene y limpieza, normas para mantener una distancia mínima de seguridad de 1.5 metros y el uso de máscaras que cubren la boca y la nariz en la producción.

Foto: Mercedes-Benz.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

H0: EL FLUIR DEL TIEMPO CON ESTILO
EL NUEVO MERCEDES-BENZ GLA: MÁS CARÁCTER, ESPACIO Y SEGURIDAD
DUCATI SUPPERLEGGERA V4, LA TECNOLOGÍA DE LA PISTA LLEGA A LA CALLE

ArabicEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish