fbpx
Luxury Watches

Tudor Black Bay Chrono S&G, lo mejor de dos mundos

Desde la presentación en 1970 del Oysterdate, el primer cronógrafo de Tudor, la marca siempre ha fabricado relojes estrechamente vinculados al mundo de los deportes de motor. De la misma forma, desde 1954 Tudor ha mejorado de forma constante sus relojes de submarinismo profesionales.

El cronógrafo híbrido Black Bay Chrono S&G (Steel & Gold, acero y oro) se atreve a combinar esta tradición acuática que representa la familia Black Bay con el rey del circuito, el cronógrafo, para obtener un resultado de gran elegancia deportiva, con un toque indiscutible de nostalgia.

Foto: Tudor.

El espíritu del mar y la tierra

Fiel a la estética Black Bay, el modelo Black Bay Chrono S&G hace suyas las famosas agujas “Snowflake”, la insignia de los relojes de submarinismo Tudor desde 1969, en una versión de oro refinada que ofrece una legibilidad óptima con una esfera negra mate abombada.

CONOCE MÁS DEL MUNDO DE LA RELOJERÍA DANDO CLIC AQUÍ.

Los contadores son huecos y el color champaña ofrece un contraste óptimo. Siguiendo la tradición del cronógrafo Tudor, cuenta con una ventanilla para la fecha situada en las 6. Mantiene las principales características de Black Bay, con una delgada caja de acero de 41 mm y pulsadores de oro amarillo inspirados por la primera generación de cronógrafos Tudor. Un bisel fijo en oro amarillo con una pieza negra de aluminio anodizado y escala taquimétrica completa el diseño de este elegante cronógrafo deportivo.

Calibre cronógrafo de manufactura MT5813

Foto: Tudor.

Con una reserva de marcha de 70 horas, una espiral de silicio y la certificación del COSC (Control Oficial Suizo de Cronógrafos), el calibre de cronógrafo de manufactura MT5813 con el que está equipado el modelo Black Bay Chrono constituye un movimiento de alto rendimiento.

Se ha fabricado siguiendo las tradiciones relojeras más auténticas, con un mecanismo de rueda de pilares y acoplamiento vertical. Al cumplir con la filosofía de calidad Tudor, presenta una extraordinaria robustez y fiabilidad, garantizadas por una serie de pruebas extremas que deben superar todos los productos de la casa relojera.

Procedente del calibre cronógrafo de manufactura Breitling 01, con un instrumento regulador de alta precisión desarrollado por Tudor y acabados específicos, este movimiento es el resultado de una reciente colaboración entre las dos marcas, que han unido ahora su amplia experiencia en el diseño y la producción de determinados movimientos mecánicos que utilizan de forma conjunta.

Brazalete Jacquard, acero o cuero tipo Bund

Las correas de tejido son una de las características distintivas de Tudor, que fue una de las primeras marcas de relojes en ofrecerlas. Elaborada en telares de Jacquard del siglo XIX por una empresa familiar de la región francesa de Saint-Étienne con más de 150 años de experiencia, la calidad de la fabricación y la comodidad que ofrece la correa en la muñeca son únicas.

Foto: Tudor.

El modelo Black Bay Chrono presenta una correa negra, elegida por Tudor y elaborada por la firma. El modelo también está disponible con un brazalete de acero y oro amarillo, inspirado en los brazaletes remachados de los relojes de la marca fabricados en las décadas de 1950 y 1960.

Estos brazaletes eran reconocidos por tener las cabezas de remache para fijar los eslabones visibles en un lateral, además de una estructura escalonada. Estos dos detalles estéticos se integran en el nuevo modelo, que también se beneficia de métodos de fabricación más modernos para conseguir eslabones más sólidos. Por último, en honor a las carreras de la década de 1970, el Black Bay Chrono ofrece una opción en cuero tipo bund marrón envejecido, con costuras en crudo y un cierre desplegable.

La esencia de Black Bay

Foto: Tudor.

Al igual que otros modelos de la línea Black Bay, el modelo Black Bay Chrono S&G incorpora una esfera inspirada en los relojes de submarinismo Tudor fabricados durante la década de 1950. Además, ha heredado las características agujas de forma angulosa, conocidas por los coleccionistas con el nombre de “Snowflake” que aparecían en el catálogo de la marca de 1969. Por último, este modelo también cuenta con la gran corona a rosca, característica de la primera generación de relojes de submarinismo de la casa.

La línea Black Bay es el resultado de la sutil combinación de estética tradicional y relojería moderna. Lejos de ser meros relanzamientos de los clásicos, los modelos de la línea aúnan los más de 60 años de historia de los relojes de submarinismo TUDOR al tiempo que se mantienen plenamente actuales. Así, su diseño neovintage va acompañado de unas técnicas de fabricación y una fiabilidad, robustez y calidad de acabado que satisfacen los requisitos actuales más rigurosos.

ENCUENTRA EL RELOJ IDEAL PARA TI, DANDO CLIC AQUÍ.

Lo técnico

Se trata de una caja de acero de 41 mm, con acabado pulido y satinado, con el bisel de oro amarillo. Cuenta con pulsadores a rosca de oro amarillo a las 2 y a las 4, además del fechador a las 6.

El cristal es de zafiro abombado y tiene una resistencia al agua de hasta 200 metros. El movimiento del cronógrafo mecánico de cuerda automática tiene rotor bidireccional, y la reserva de marcha es de unas 70 horas.

Foto: Tudor.

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR:

VOLVO XC40 T4 TWIN ENGINE, EL NUEVO SUV ELECTRIFICADO
PANERAI SUBMERSIBLE CHRONO GUILLAUME NÉRY EDITION, AZUL PROFUNDO
LOS CONCEPT-CARS DE PEUGEOT, UNA MIRADA AL FUTURO

ArabicEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish