fbpx
Luxury Watches

Tudor Royal, la colección elegante y deportiva

La nueva línea Tudor Royal, elegante y deportiva por excelencia, con su brazalete integrado, bisel con muescas y movimiento automático, es versátil a la par que asequible, ideal para aquellos a quienes les gusta la calidad.

Royal fue el nombre elegido por Tudor en la década de 1950 para enfatizar la calidad superior de los relojes de la marca. La línea Tudor Royal forma parte de este legado y ofrece relojes automáticos elegantes y deportivos con brazalete integrado que son tan asequibles como inquebrantables.

El desempeño técnico innovador y la estética elegante son elementos intrínsecos de esta línea, que se encuentra a medio camino entre el reloj clásico y el deportivo, y que se presenta en acero inoxidable o en oro combinado con acero inoxidable, en cuatro tallas y nueve tipos de esferas diferentes.

Tudor Royal, es “Born to dare”

Desde su creación en 1926, Tudor ha tratado de fabricar los mejores guardatiempos al mejor precio. Este objetivo tan sumamente audaz, que se mantiene al día de hoy, se inspira en el ideal de Hans Wilsdorf,  fundador de la marca.

Foto: Tudor.

Wilsfdorf, creador de las piedras angulares de la relojería moderna —precisión en un reloj de pulsera, hermeticidad y un movimiento mecánico de cuerda automática—, se atrevió a soñar con un reloj que sería técnicamente perfecto a la par que asequible y, para hacer ese sueño realidad, fundó la marca Tudor.

La línea Tudor Royal constituye el claro ejemplo de este firme legado y se compromete a ofrecer a su futuro dueño nada menos que la mejor calidad al mejor precio. Fabricada en Suiza a partir de un bloque de acero inoxidable 316L, uno de los aceros conocidos más resistentes, la caja de los modelos Tudor Royal es hermética en cualquier condición hasta una profundidad de 100 metros bajo la superficie del mar, gracias a la corona y a la parte trasera a rosca.

A pesar de ser invisible, su movimiento, máxima expresión del saber hacer suizo en el campo de la micromecánica, presenta una elegante decoración y se ha regulado en consonancia con los mejores estándares cronométricos del sector de la relojería. Por último, el brazalete “cinco eslabones”, sin ruidos ni crujidos, se caracteriza por la calidad del diseño, la fabricación y el acabado. Todas estas características, junto con muchas otras, conforman la reconocida calidad de Tudor, una filosofía recogida en el lema de la marca, #BornToDare… siempre tratando de mejorar.

Foto: Tudor.
El guardatiempo elegante y deportivo

La línea Tudor Royal es la máxima representación del equilibrio, la elegancia y la versatilidad. Los detalles de su diseño le aportan su personalidad única; en especial, su característico bisel con muescas, que intercala superficies pulidas y surcos.

Gracias a su brazalete metálico integrado, que continúa la línea de la caja, el reloj Tudor Royal hace gala de gran fluidez y de un estilo consolidado. Se caracteriza por poseer tres remaches anchos satinados intercalados con dos elementos más finos pulidos, así como por la suavidad y calidad de sus superficies — especialmente, de sus bordes—, lo cual pone de manifiesto la atención que Tudor presta a la comodidad de la muñeca.

Los modelos de esta línea, disponibles en acero inoxidable o con remaches de acero inoxidable intercalados con remaches de oro amarillo, satisfacen todos los gustos gracias a la complejidad de su acabado. La línea Tudor Royal está disponible en cuatro tallas y se ha diseñado para ajustarse a muñecas de cualquier tamaño. La versión de 41 mm resulta especialmente inconfundible por su movimiento mecánico que muestra el día de la semana al mismo tiempo que la fecha.

Foto: Tudor.
Esferas sofisticadas

La línea Tudor Royal adopta como suyo el motivo “sunray” que presentan sus esferas. Este motivo que nace en el centro de la esfera, en color negro, plata, champán o azul, genera unos efectos de luz y unos reflejos atractivos que dotan a esta línea de su estilo característico. La línea se completa con una versión para mujer de nácar con diamantes. Como toque final de elegancia, Tudor ha añadido a los relojes Tudor Royal números romanos

La Garantía Tudor

Desde que Hans Wilsdorf creó la marca en 1926, y fiel a su ideal de un producto de relojería, Tudor nunca ha dejado de esforzarse para fabricar los relojes lo más robustos, duraderos, fiables y precisos que sea posible. Tanta es la experiencia de Tudor y la confianza que tiene la empresa en la calidad superior de sus relojes, que, hoy en día, ofrece una garantía de cinco años en todos los productos vendidos después del 1 de enero de 2020.

Para disfrutar de esta garantía, que es transferible, no es necesario registrar el reloj ni someterlo a ningún mantenimiento. Asimismo, todos los productos Tudor adquiridos entre el 1 de julio de 2018 y el 31 de diciembre de 2019 obtendrán una ampliación de 18 meses en su garantía, es decir, un total de tres años y medio.

Tudor también recomienda realizar un mantenimiento cada 10 años aproximadamente, en función del modelo y de la intensidad real de uso que se le dé diariamente.

Foto: Tudor.

TAMBIÉN TE PODRIA INTERESAR:

LONGINES CONQUEST V.H.P, EL DEPORTIVO DE ALTA TECNOLOGÍA
LAS KAWASAKI NINJA H2 2021 LLEGARÁN A MÉXICO
BAUME & MERCIER CLASSIMA, EXPLOSIÓN DE COLOR

Leave a Response

ArabicEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish