fbpx
Real Estate

Conoce las estructuras para diseñar un plan de contingencia

Tumisu en Pixabay

Por: Alba Juárez Amador.

Tal parece que los seres humanos somos olvidadizos, y sólo cuando los hechos nos sorprenden tomamos conciencia de lo que vivimos.

Como bien sabes, un temblor es un fenómeno de sacudida brusca y pasajera de la corteza terrestre producida por la liberación de energía acumulada en forma de ondas sísmicas. Cuando acontece nos provoca replantearnos el valor de la vida, es decir, “nos sacude” de manera personal.

El sismo que recién vivimos en México, nos debe hacer evaluar nuevamente si nuestro modo de reaccionar fue el correcto, así como si nuestros seres queridos están protegidos aún en esas circunstancias.

Las precauciones que debemos tener en nuestro hogar, en nuestro trabajo o en la calle para protegernos a nosotros mismos y a los nuestros, deben ser permanentes y debemos de poner más atención en los detalles, de modo que sea en el lugar que sea, sientas la seguridad de que los tuyos se encuentran a salvo.

La industria de la construcción debe contar con medidas que se deben cumplir en cuanto a calidad de materiales y resistencia, -ya trataremos este tema en un próximo artículo-, pero a nosotros también nos corresponde poner de nuestra parte y conocer los planos de nuestras viviendas u oficinas.

Solo cuando sucede un terremoto volvemos a considerar aquellos puntos en donde podemos cuidarnos mejor, los lugares más seguros en casa o en la calle,  pero es bueno que en familia analicemos las construcciones de nuestros espacios y nos percaten de los puntos de seguridad.

terremoto
Foto: Identifica las zonas seguras.

 

El triángulo de la vida

Aunque seguramente ya has leído mucho al respecto, vale la pena recordarlo. Debe ser un lugar donde poner a salvo a los nuestros, comenzando por los más pequeños y los ancianos.

Al derrumbarse estructuras sobre nosotros, existen espacios que quedan “vacíos”, libres de objetos; esos huecos se ubican a los costados de los muebles u objetos estructuralmente resistentes, formando una especie de triángulo entre la pared vertical, el piso horizontal y el elemento caído en diagonal.

Nunca debe ser junto a una ventana ni un espejo. Tampoco cerca de macetas, libreros con piezas decorativas o de cristal para evitar que caigan sobre tu cabeza. Cuida que no haya losas que puedan desprenderse.

Si la estructura de tu casa es ligera y el techo de un armado flexible, es conveniente ubicar aquellos muebles de estructura fuerte y enseñar a todos en casa a protegerse junto a ellos.

Si te encuentras en un pasillo, un pilar o el marco de una puerta (sin cristal) siéntate en el suelo, con las piernas levantadas y flexionadas para proteger el cuerpo y cubre tu cabeza con las manos o, mejor aún, con un cojín, casco o cualquier otro objeto. Aléjate de los muros delgados o ventanas. Evita pararte en el centro de salones grandes, ya que pueden derrumbarse fácilmente.

Sal rápidamente de la cocina, pues esta es la zona más peligrosa de tu casa; si el temblor te toca aquí, camina rápidamente hacia otro sitio de tu casa debido a que pueden caerse anaqueles, trastes u objetos filosos.

Triángulo de la vida
Foto: Triángulo de la vida
Cuidado si estás en el exterior

Deben dirigirse a un sitio seguro en el exterior de la casa, ya sea el jardín, el patio frontal, el posterior o la calle, pero debe ser el lugar más alejado de tu construcción, así como libre de cables y piezas que puedan caerse, como tejas o láminas. Mira hacia arriba para que no haya algo que pueda caer.

Luego del sismo

Pasado el terremoto, debes cerrar las llaves del gas, desconectar los electrodomésticos para evitar un corto en caso de que se haya apagado la electricidad, revisar tus tuberías y de forma general la construcción.

En caso de que hubiera algún detalle, te recomendamos incluso cerrar la llave de paso ubicada al límite del predio, para arreglar lo que sea necesario antes de generar un accidente mayor. Contacta a las autoridades competentes en revisión de estructuras de tu área (te recomendamos tener ya en tus dispositivos móviles sus datos).

Planea, informa, educa y practica

En estos tiempos de confinamiento, las familias se encuentran reunidas, así que es una oportunidad para que dialoguen sobre a qué lugares deben dirigirse estando en casa, saber cuáles son los muros de carga de tu construcción. Si vives en un edificio, analizar cuál es tu zona de protección, conocer dónde están las trabes de acero que soportarán las cargas.

Diseñen un plan de contingencia con tu familia, manténganse siempre en comunicación y ubicados, cuando no estén juntos.

Inspeccionen toda la casa, si es necesario cambien de lugar las pantallas, cerámicas u objetos que estén en peligro de romperse o dañar a alguien al caer.

Hacer simulacros sabiendo que lo ideal es colocarte en posición fetal y protegiendo la cabeza es lo mejor, ya que a veces los sismos llegan durante la noche o incluso en momentos en que la familia no está reunida en un mismo sitio.

Para evitar sustos y optimizar el tiempo, enseña a tus hijos a no salir corriendo, explícales que deben de mantener la puerta de sus cuartos siempre abierta, pues con fuerte sismo ésta podría no abrirse después.

Haz que identifiquen el sonido de tu alarma o la de alguna escuela o edificio cercano para ganar segundos que pueden salvarles la vida.

Mochila de emergencia

Esta debe incluir:

Documentos importantes: Acta de nacimiento, matrimonio, pasaporte, licencia, credencial del servicio de salud como IMSS o ISSSTE, pólizas de seguros, escrituras, documentos bancarios, INE. Guárdalos en una bolsa de plástico.

Agua embotellada.

Alimentos. Raciones de comida empaquetada o enlatada y no perecedera, con abre fácil y ligera, en caso de tener mascotas también prever una ración para ellos.

Lámparas de preferencia LED con pilas colocadas y de repuesto.

Una radio con pilas de repuesto o de base de dínamo.

Silbato, es de mucha ayuda en caso de que estés en riesgo.

Navaja multiusos.

Una pequeña agenda de papel con números de emergencia de familiares y amigos.

Pila portátil para .

Botiquín de primero auxilios.

Manta.

Un duplicado de llaves de casa y automóvil.

Dinero en efectivo, en una emergencia es difícil que sirvan los cajeros o terminales bancarias.

Pasta y cepillo dental, jabón, papel higiénico y toallas sanitarias.

Esta información es un recordatorio de que vivimos en una zona sísmica y, por ello, debemos estar prevenidos. Nunca está demás darle una revisada.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

ESTE VERANO, DALE UN NUEVO AIRE A TU CASA

LA IMPORTANCIA DE LA ILUMINACIÓN EN EL DISEÑO DE INTERIORES

4 TENDENCIAS DE DECORACIÓN PARA RENOVAR TU HOGAR