fbpx
Motor

Mercedes-Benz C 111-II, medio siglo de sorprender al mundo

Hay modelos que han sido piezas en el desarrollo de la industria automotriz mundial, y uno de ellos cumple medio siglo. El 12 de marzo de 1970 Mercedes-Benz presentó, en el Motor Show de Ginebra, un automóvil futurista, icónico, con un motor de cuatro rotores Wankel, y que jamás fue llevado a la producción.

Se trata del C 111-II, un vehículo que grita deportivismo apenas se le ve, y que sirvió como un laboratorio con ruedas para el desarrollo del motor Wankel, prueba de nuevas tecnologías y la búsqueda de nuevos récords.
Se trata del segundo desarrollo del C 111, que presentaba una variante de cuatro rotores (cuatro veces el volumen de la cámara de flujo de 602 ccm) del motor de pistón rotativo M 950 F que genera 257 kW (350 hp) y que cumple sus primeros 50 años.

Foto: Mercedes-Benz.

El lanzamiento

El auto superdeportivo fue presentado hace medio siglo, en la edición 40 del Motor Show de Ginebra, celebrado entre el 12 y el 22 de marzo de 1970. El nuevo vehículo de 1120 milímetros de altura, con alas de gaviota y una base de 2620 milimetros, estaba construido con una carrocería de fibra de vidrio reforzada con plástico y una base de acero.

Su velocidad tope es de 300 km/h, y sin duda se trato de la mayor atracción de la feria, en parte, por su atractiva pintura.

Foto: Mercedes-Benz.

El desarrollo

El C 111-II fue desarrollado usando como base el C 111, que fue presentado en el otoño de 1969. En términos de tecnología, se podría resumir en el motor de cuádruple rotor Wankel, una genuina fuente de poder deportiva. El departamento de Diseño de Mercedes-Benz, liderado por Bruno Sacco y Josef Gallitzendörfer, comenzaron su trabajo en el verano de 1969. Comparado con su predecesor, mejoraron el campo de visión del conductor al modificar las salpicaderas, el techo y hasta la cajuela.

La aerodinámica del vehículo también fue modificada, luego de que fue sometido al túnel de viento para mejorar en un 8% respecto al modelo previo. El interior del C 111-II impresionaba gracias a su estética contemporánea.

Foto: Mercedes-Benz.

Auto de ensueño

El C 111 es lo más destacado desde el principio. En consecuencia, el plan establecido por el Consejo de Administración de lo que entonces era Daimler-Benz AG funcionó bien: sus miembros decidieron el 20 de mayo de 1969 que, como automóvil de ensueño, el C 111 se exhibiría al público entre el 11 y el 21 Septiembre de 1969 en el Salón Internacional del Automóvil (IAA) en Frankfurt.

Tras su sensacional debut, el C 111 asistió a numerosas otras ferias y exposiciones: el Salón del Automóvil de París, el Salón del Automóvil de Londres (octubre de 1969), el Salón del Automóvil de Turín (octubre / noviembre de 1969), el Salón Jochen Rindt en Viena (noviembre de 1969) y Essen (Diciembre de 1969), Salón Internacional del Automóvil de Bruselas (enero de 1970) y Chicago Auto Show (febrero de 1970). La versión evolucionada C 111-II se estrenó en Ginebra en marzo de 1970.

Foto: Mercedes-Benz.

Cheques en blanco

Los aficionados a los autos deportivos con recursos están dispuestos a pagar cantidades considerables por un C 111. Por ejemplo, en Londres, en 1969, un entusiasta del automóvil ya ofreció pagar hasta medio millón de marcos alemanes. Incluso se entregaron cheques en blanco a Stuttgart durante los siguientes meses. Sin embargo, la marca dejó en claro que este vehículo experimental no estaba a la venta. Justo al comienzo de su carrera, lo que luego se conocería como el C 111 (con la designación interna de Mercedes-Benz C 101) estaba destinado a un grupo objetivo totalmente diferente; ya en 1963 se había pensado inicialmente en darle un motor Wankel a un “auto deportivo pequeño y económico” que se colocaría debajo de la “Pagoda” SL (W 113).

La estrategia se definió con más detalle en 1968 como un “vehículo deportivo pequeño” sin ninguna característica de confort particular, que también fuera adecuado para deportes de rally y dirigido a “jóvenes”.
Experiencia de manejo: Hace 50 años, en Ginebra, los visitantes no sólo se maravillaron con el C 111-II como un auto de exhibición, pues también lo pudieron ver en movimiento, pues Mercedes-Benz llevó dos del total de cinco vehículos experimentales. El prototipo con el número experimental interno 31, fueron parte de una demostración el 10 y 11 de marzo, en el Circuit de Monthoux, muy cerca de Ginebra.

Foto: Mercedes-Benz.

Digital

El C 111 no solamente fue diseñado con una cara futurista. Fue el primer auto que fue totalmente diseñado por computadora. Para ello, los ingenieros usaron el método ESEM y el FEM, variantes de desarrollo de Mercedes-Benz. La tecnología digital hizo posible que se mejorara el aspecto dinámico. La armadora alemana estimó que recortó el proceso de creación hasta en cuatro meses, con esta metodología. La producción interna del documental “Das Auto, das aus dem Computer kam” (el auto desde la computadora) muestra esa innovación.

V8 en lugar del motor Wankel

Diciembre de 1970 vio la instalación de un motor Mercedes-Benz V8 de 3.5 litros en el C 111-II en lugar del motor Wankel. Este vehículo clásico de Mercedes-Benz significó el darle una nueva dinámica al C 111.

Foto: Mercedes-Benz.

Vehículo récord

El desarrollo de un superdeportivo con motor Wankel ya no se llevó a cabo en Mercedes-Benz después del C 111-II y su equivalente con un ensamblaje de piso de plástico. Sin embargo, la estrella de los vehículos experimentales todavía brilla intensamente. Formó la base de los exitosos vehículos récord C 111-II D (1976), C 111-III (1977) y C 111-IV (1979).

Hoy, medio siglo después de que deslumbró, primero a Ginebra, y después al mundo, se puede ver una pieza impecable de este super deportivo en el Museo de la armadora alemana, como fiel testigo de su innovación permanente.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:
ENTREVISTA: JORGE GOETERS, DE PILOTO INTERNACIONAL A MENTOR DE FUTURAS ESTRELLAS
TUDOR HERITAGE CHRONO BLUE, LA REINTERPRETACIÓN DE UN CLÁSICO
LOS CONCEPT-CARS DE PEUGEOT, UNA MIRADA AL FUTURO

ArabicEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish