fbpx
Travel & Gourmet

Tres grandes que llegaron para quedarse

Tres marcas de whisky hacen una estruendosa llegada al país, para conquistar a los mexicanos por donde mejor se les llega: el paladar.

La primera es BenRiach, el cual es elaborado desde 1898 en una sola destilería ubicada en Speyside, Escocia. Se trata de  un whisky con un proceso único, gracias a su ecléctica colección de barricas, dándole un sabor inigualable.

Dentro de la gama de etiquetas que ofrece BenRiach, está BenRiach 10 años, reposada en tres diferentes barricas durante una década: bourbon, jerez y una de roble blanco americano.

Rachel Berrie, la Master Blender, combina el whisky de cada barricada para crear un gran single malt, con notas a frutas frescas, cálidas de roble tostado y cáscara de limón; todo esto en un perfecto balance.

Foto: BenRiach.

La segunda marca es Woodford Reserve que se produce en una destilería fundada en 1812, dentro del condado de Woodford, punto de referencia histórica en Kentucky. Su producción comenzó en 1996, lo que lo convierte en una marca relativamente nueva.

Su sabor es un perfecto balance entre sus más de 200 notas, que van desde madera a aromáticos dulces, pasando por un sinfín de especias, hasta llegar a notas florales y frutales.

Woodford Reserve
Foto: Woodford Reserve.

Y por último, la tercera etiqueta es Old Forester. Este whisky fue creado por George Gavin Brown, el cual se mudó a Louisville, Kentucky para continuar con sus estudios de bachillerato. Él se convirtió en un vendedor farmacéutico, carrera que lo llevaría a crear la primera botella de Old Forester en 1870.

Old Forester ha logrado posicionarse a lo largo de la historia americana, ya que se le reconoce como uno de los pocos whiskies que seguían con venta reglamentada antes, durante y después de la prohibición de 1920. Su sabor es robusto, se embotella de manera especial para mantener su carácter distintivo.  

Old Forester
Foto: Old Forester.
ArabicEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish